David Sánchez

Te cuento un poco sobre mí, algún día haré un vídeo (o varios)…

…siempre he tenido una motivación que dirige mis decisiones: “Dedicarme a algo que me apasione“, empecé eligiendo estudios de Ingeniería Informática, mis padres compraron un ordenador 486, cuando yo tenía unos 12 años, no dejaba de jugar con él, programando cosillas y todo eso, además la física y las matemáticas me gustaban mucho, y me siguen gustando. Me fui a Valladolid desde mi Soria natal a estudiar y me encantó la carrera, al terminar tercero empecé de becario, desde entonces estudiando y trabajando a la vez, siempre exprimiendo mi tiempo, lo que nunca me quitó las ganas de salir a pasarlo bien. En quinto me fui a terminar la carrera de erasmus a Dinamarca, disfruté muchísimo y, al terminar, volví a buscar trabajo a Madrid.

Me desencantó un poco (bastante) el mundo laboral informático, no era para mí y decidí opositar, porque me encantaba cómo trabajaban los funcionarios informáticos que conocía, con tan buena “suerte” que aprobé, al año siguiente seguí estudiando y ascendí. Ese ascenso, fue un poco problemático, la verdad, porque me frustre mucho, tenía 26 años y era jefe de servicio, demasiado pronto y demasiado precoz todo aquello, así que el estrés me llevó a problemas de salud, y éstos a buscar soluciones, encontré la meditación.

Desde el primer día que aprendí a meditar lo puse en práctica, dos veces al día, en cuestión de diez días dejé de fumar, de tener ansiedad y a dormir como un bebé, a los dos meses decidí que me iba de Madrid, surgió la oportunidad de un concurso de traslados a Granada, gané la plaza, dejé de ser jefe y me instalé en una ciudad maravillosa durante siete años. Así que para mí, la meditación es lo mejor que me pudo pasar.

En Granada, me senté otra vez y me dije: “¿Qué quieres ser de mayor, David?”, el hecho de tener sueldo fijo, para mí no era tan importante, seguía con la motivación de mis 17 años: “Dedicarme a algo que me apasione”, y la informática en un puesto de funcionario no me motivaba para los próximos cuarenta años, la respuesta que encontré fue dedicarme al mundo del desarrollo personal algún día. Empecé a ir a cursos y congresos de desarrollo personal, leer muchos libros, cursos de naturopatía, medicina china, coaching, mindfulness, me matriculé en la uned en Psicología y ya estoy terminando cuarto, se convirtió en mi ocio.

Había encontrado el tesoro que todo el mundo busca, mi pasión, con un grupo de personas maravillosas, formamos un grupo lleno de amor y armonía, creamos una asociación donde apoyábamos a las personas, les dábamos aliento para superar los baches del camino, y también les enseñábamos a meditar, a vivir en el presente, a solucionar sus problemas. Fueron cuatro años bien bonitos.

Combinando mis capacidades: informática + preparador de opositores + coaching + productividad + mindfulness + meditación + empatía + corazón + pasión + motivación + conocimiento + generosidad. Con todo ello y con mucha paciencia, emprendo la aventura de llevar todo lo que sé al mundo digital, creando una academia para opositores donde le doy un giro muy personal a la preparación de opositores (www.academiaopositarconexito.es), y una web para enseñar al mundo a cuidarse emocionalmente (www.davidsanchezcoaching.com).

En mi presente, no puedo estar más contento, porque estoy sintonizado con el chaval que quería dedicarse a algo que le apasionase. Cuando termino una sesión por videoconferencia, cuando monto un taller, un curso, me grabo en vídeo contando cosas bonitas, me emociono, vibro bien alto y me siento útil. Es una sensación de plenitud que me lleva a continuar por esta vía.

Me encanta este trabajo y aquí va a haber David para rato.